Un aspecto bíblico importante del divorcio

0

Hoy quiero traerles brevemente algo que he venido pensando desde hace unas semanas, porque entiendo que el pecado es un estilo de vida cada vez más presente en la juventud, aún si estás criado en el evangelio muchos desertan diciendo que “necesitan probar al mundo” y abandonan los principios bíblicos por el cual fueron criados.

Aunque tengo la plena convicción de que muchos vuelven, esto no anula la realidad y si no han conocido a Dios en la juventud es una etapa donde el enemigo ataca mucho y se comente múltiples equivocaciones.

El propósito no es señalar a nadie, sino más bien traer una respuesta que tiene un vacío entre muchas mujeres cristianas, porque existen dos extremos de predicaciones y enseñanzas equivocadas, por un lado se predica un Dios rígido incapaz de aceptar a pecadores, y por el otro extremo muchas veces predican liviandad lo que hace que no exista temor (respeto) por los principios de Dios.

En el caso del divorcio hay que tomar en cuenta múltiples factores, por ejemplo están casados sin conocer a Cristo y luego en el matrimonio lo conocen; o en otro caso se divorcian y por esa razón conocen a Cristo o llegan a Cristo en el transcurso del divorcio.

También existe la posibilidad de ser un matrimonio cristiano, que pasaron por la formación que seguramente en su iglesia local había, hicieron el prematrimonial, cuentan con padres cristianos y se conversaron entre familias y todo está bajo los principios bíblicos, lo que este matrimonio aplica el versículo de Hebreos 12:7

Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?

En el caso de los matrimonios que empezaron en concubinato porque no tenían temor de Dios y no habían aceptado a Jesús como su Señor, pero luego lo aceptan y empiezan a acomodar su vida conforme a la Palabra de Dios, podemos mencionar este versículo:

2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas.

Ahora bien, qué pasa si llegue a Cristo divorciada, qué sucede si la persona con la que estuve casada ya se casó porque no conoce a Cristo, vive en unión libre, o simplemente la relación no va a establecerse nuevamente. La persona llega a Cristo y debe olvidarse de casarse nuevamente?

Los fariseos le hicieron a Jesús una pregunta parecida, es decir el cristiano tenía claro esto que Él explica en Mateo 19, por lo que Jesús responde:

Mateo 19:4 ¿No han leído —replicó Jesús— que en el principio el Creador “los hizo hombre y mujer”,[a] y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo”? Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.

Jesús cita el Versículo de Génesis 2:24

Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser.

En esto se estipula un hombre y una mujer que no habían conocido el pecado, por lo tanto se casaban con la mujer correcta, A través de Jesús nos redimimos de ese pecado y solo en Cristo volvemos a este plan original, un matrimonio sin la revelación bíblica está basada en equivocaciones porque se fundamenta en su propia opinión.

Proverbios 3:5-8

Confía en el Señor de todo corazón,
    y no en tu propia inteligencia.
Reconócelo en todos tus *caminos,
    y él allanará tus sendas.
No seas sabio en tu propia opinión;
    más bien, teme al Señor y huye del mal.
Esto infundirá salud a tu cuerpo
    y fortalecerá tu ser.

Recordemos que vivimos bajo gracia y que Dios en su poder, gracia y misericordia endereza todo lo torcido, si nosotros disponemos nuestro alma, espíritu y cuerpo a que Dios haga para eso es necesario aceptarlo como Señor (amo) y Salvador.

Salmos 37:23-24

Por Jehová son ordenados los pasos del hombre
y él aprueba su camino.
Cuando el hombre caiga, no quedará postrado,
porque Jehová sostiene su mano.

Los pasos los damos nosotros al tomar decisiones pero el Señor los dirige (uno de los significados de esta palabra es: enderezar lo que está creciendo torcido)

Permítele a Dios dirigir nuestras relaciones siendo obedientes a Su palabra

Me divorcié, me puedo volver a casar según la Biblia

La respuesta está en el mismo Mateo 19: 7-11

¿Por qué, entonces, mandó Moisés que un hombre le diera a su esposa un certificado de divorcio y la despidiera?

—Moisés les permitió divorciarse de su esposa por lo obstinados que son —respondió Jesús—. Pero no fue así desde el principio. Les digo que, excepto en caso de infidelidad conyugal, el que se divorcia de su esposa, y se casa con otra, comete adulterio.

10 —Si tal es la situación entre esposo y esposa —comentaron los discípulos—, es mejor no casarse.

11 —No todos pueden comprender este asunto —respondió Jesús—, sino sólo aquellos a quienes se les ha concedido entenderlo. 12 Pues algunos son *eunucos porque nacieron así; a otros los hicieron así los hombres; y otros se han hecho así por causa del reino de los cielos. El que pueda aceptar esto, que lo acepte.

Jesús usa la palabra “excepto” que significa lo siguiente: Indica una situación, circunstancia, hecho, etc., que constituye una excepción a lo que se expresa.

Es decir el divorcio existe por la dureza de corazón, por nuestra naturaleza pecaminosa y solo aceptando a Jesús obtenemos vida nueva y todas las cosas viejas pasan, empezamos una nueva vida bajo sus principios, bajo su amor y bondad.

Jesús no condena, Jesús más bien quiere que sigamos adelante no pecando más Juan 8:11

Es decir si te casaste sin conocerlo, si escogiste a alguien bajo tu propia opinión, más que todo por su atractivo físico o su posición económica y no te fue bien, pero conoces a Jesús y ahora todo es nuevo, debes seguir adelante, y no pecar más, tener un tiempo a solas con el Amado te ayudará a madurar, crecer y entender que no se trata de la química en la intimidad, sino del propósito eterno por el cual son un matrimonio.

El Señor hace una excepción porque cuando Él vino a la tierra precisamente vino a restituir el plan original, por lo cual tu tienes que aplicar este principio bíblico en tu vida, entender el nuevo nacimiento y no señalarte por el pecado pasado de tu vida sin conocerle.

Si te fueron infiel y te divorciaste, quedas libre de todo peso, de toda condenación, además todo es hecho nuevo si crees ahora en Jesús.

Por último te dejo este versículo:

1 Corintios 7:13-15

 Y si una mujer tiene un esposo que no es creyente, y él consiente en vivir con ella, que no se divorcie de él. 

Porque el esposo no creyente ha sido *santificado por la unión con su esposa, y la esposa no creyente ha sido santificada por la unión con su esposo creyente. Si así no fuera, sus hijos serían impuros, mientras que, de hecho, son santos.

Sin embargo, si el que no es creyente se separa, que se separe; en tales casos el hermano o la hermana no están obligados, sino que Dios nos ha llamado para vivir en paz.

Si crees en Cristo dentro de tu matrimonio y tu esposo no, puedes servir en tu iglesia local, puedes ejercer tu ministerio, puedes ser hija de Dios y santificar a tu esposo e hijos, porque Dios no obliga a nadie a qué crea en Él y en su momento aceptará la palabra, no te afanes por esto.

Si deseas contarme algo o te queda alguna duda, te dejo un formulario para ayudarte en tu proceso, bendiciones.

Share.

About Author

Estoy de paso por la tierra para ayudar a otros. Aprender y Enseñar es lo que amo hacer. Mi lema central es: El conocimiento es parte de la creación de Dios. El camino de la vida es mejor cuando vamos acompañados de personas que nos ayudan a crecer interiormente y a alcanzar nuestros objetivos.

Ir a la barra de herramientas