Simplifica tu vida

0

¿Cada cuánto tiempo debemos examinarnos, vernos al interior y reflexionar desde nuestro espíritu lo que estamos haciendo?

Pues debe ser diario, continuamente… Nuestro deseo principal para examinarnos debe ser agradar a Dios, andar en amor, sentirnos bien con nosotros mismas y con los que nos rodean.

Salmos 139: 23-24

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;
Pruébame y conoce mis pensamientos;

Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno.

Amar es la premisa, es el mensaje principal, pero sobre todo amar y compartir la Salvación. De eso se trata la vida, de ser salvos, de irnos a una eternidad con Cristo, no se trata de las riquezas, de lo que estudiemos, de lo que vivamos o dejemos de vivir, sino de la majestuosa eternidad adorando a Dios por siempre.

1 Corintios 13:1

Si no tengo amor, de nada me sirve hablar todos los idiomas del mundo, y hasta el idioma de los ángeles. Si no tengo amor, soy como un pedazo de metal ruidoso; ¡soy como una campana desafinada!

No obstante, aquí en la tierra hacemos lo que nos corresponde, sin esconder el talento, sin menospreciar el llamado.

Mateo 25:24-25 

Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;

por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.

Todo esto que les comento hoy nos debe llevar a simplificar nuestra vida, sin buscar tanto el “por qué” de las cosas, sin buscar culpables, ni lógicas, debemos aprender a simplificar. Y simplificar debemos asociarlo con obedecer a Dios en cumplir sus mandamientos y con lo que nos toque hacer aquí en la tierra.

Dios es un Creador sencillo, expresionista al máximo del amor que brotaba de su corazón al crear el mundo, nadie ha podido igualarlo, superarlo o suplantar lo que Él creó, al contrario estamos empecinados en contradecirlo y destruir su perfecta creación, lo que quiero reflejar aquí es que si Él siendo Dios, en 7 días (incluyendo el descanso) pudo hacer esta maravilla de tierra que tiene millones de años y que aún permanece, como nosotros no podemos simplificarnos a su medida y vivir en la plenitud de Dios.

Vivamos sencillamente en la majestuosidad de Dios, aprendamos a entregar las cargas a Él, a descansar en sus brazos, a decirle a la tormenta que no tiene parte en nuestras emociones, que decidimos confiar plenamente en Dios, nuestro Padre celestial.

Aprendamos a simplificarnos a la medida de Dios leyendo su palabra día a día, conociéndole es la única forma que tenemos de aprender a tener calma, dejar de hablar tanto, dejar la queja y simplificarnos en él. Emocionalmente toca rendirnos, no seguir la corriente del mundo, vivir sabiendo que el mundo espiritual hace el mundo natural.

#SiSePuede.

Share.

About Author

Estoy de paso por la tierra para ayudar a otros. Aprender y Enseñar es lo que amo hacer. Mi lema central es: El conocimiento es parte de la creación de Dios. El camino de la vida es mejor cuando vamos acompañados de personas que nos ayudan a crecer interiormente y a alcanzar nuestros objetivos.

Ir a la barra de herramientas