No puedo explicar lo que me pasa ahora

0

Cuando estamos en una edad un poco más allá de los 20 pero tenemos también menos de 30 años, justo allí hay un nuevo cambio, te sientes reflexiva, empiezas a pensar en todas las tonterías que hiciste quizás 5 años antes, sientes que se te acaba el tiempo para alcanzar metas o al contrario que no has hecho lo suficiente, empieza un cuestionamiento sobre todas las cosas que haces, tú vida social estés casada o no de repente cambia, ya no deseas hacer cosas como trasnocharte hablando con amigas, pijamadas,viendo películas, dejas de hacer berrinche por todo o cosas así, empiezas en muchos casos a pensar en las vitaminas que tiene la comida, te empiezan a gustar los estilos de vida saludables “como comer más vegetales para retrasar el envejecimiento” quieres aprender nuevas cosas, en esto también surge muchas interrogantes internas, nos da miedo equivocarnos “a estas altura de nuestra vida”  te preocupa más que estas logrando con tu vida, si lo que haces te hace feliz. O puede pasar todo lo contrario te sientes deprimida, porque sientes que si ya lograste una carrera por siempre debes seguir esa corriente, o porque estas cansada y te has convertido en una persona amargada y poco a poco caes en una rutina pero realmente si sientes como una presión interna, sin mencionar la externa, todos esto no solo lo sentimos psicologicamente,socialmente, sino también físicamente, pues realmente si ocurren cambios,es como una especie de segunda adolescencia.

Hoy hice un alto en mi camino, y realmente sentí una mezcla de todo eso, pero debí sentarme y ver en que he fallado, me di cuenta que necesitaba una cita con la persona que me podía exhortar, escuchar,consolar y reforzar, Dios, no sé si eres una chica cristiana o no lo eres, pero todos necesitamos a Jesús en nuestro corazón en este tiempo.
Me di cuenta que había sido negligente, porque había tenido fallas en el horario de mi empleo, en mis finanzas,en mi forma de comer,  en el orden de mi vida y eso hace que te sientas oprimida y con la pasión congelada. También me he determinado a ser un viaje un poco lejos y diferente a los que hecho, pues ya no sería nacionalmente  y sentí que el miedo me estaba paralizando, porque empece a pensar en las fallas que podía tener, y es valido,  humano sentir ese tipo de expectativa, pero cuando vas a Dios y te sinceras, reconoces realmente tus fallas, y pides su dirección todo cambia, te sientes renovado y esos miedos son silenciados.
Como tú he sentido todo lo que describí al inicio, pero hay dos cosas que hay que entender,no somos perfectos y tampoco lo seremos. Verdaderamente el tiempo e un tesoro, pero lo peor que podemos hacer es quedarnos sentadas compadeciéndonos de aquello que hicimos o por el futuro que no ha llegado, Solo Dios puede transformar nuestras vidas, como dije físicamente si ocurren cambios, pero hasta en esos podemos trabajar en que sean positivos. Visualizate en lo bueno que quieres lograr, rie de tus errores, corrigelos, eres libre para ser todo lo que quieras, siempre glorificando a quien te dio la vida, decide iluminar este mundo para ti y para otros.

Share.

About Author

Caracas 15 de Agosto de 1989 un año de muchas noticias importantes pero ese día fue el escogido para venir a este mundo. Recibida y guiada por Ana y Nestor crecí, estudie y vivo en la Gran Caracas. Licenciada en Comercio Exterior. Creo firmemente que Dios me creo y no vengo de un mono. Alegre, divertida, empática, no perfecta con muchos sueños por cumplir y con la mano de Dios y accionando cada día iré alcanzando.

Ir a la barra de herramientas