Mujeres con mayor escolaridad tardan más en casarse

0
Las mujeres que tienen mayores estudios tardan más en casarse, y, por consecuente, retrasan más el tiempo para convertirse en madres, así lo demostró el estudio liderado por la doctora Cecilia Inés Gayet, quien compartió los resultados de sus investigaciones respecto a normas, regulaciones y cambios en la sexualidad de los mexicanos a través del tiempo. Gayet es doctora en estudios de población por el Colegio de México (Colmex), miembro nivel II del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), y profesora e investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) México.
“Las mujeres tienen mayor escolaridad y cuanto más, más se retrasa el inicio sexual, porque empiezan a tener planes más allá del matrimonio, a ver sus vidas con otros horizontes, quieren conseguir otras cosas, y saben que si inician su sexualidad tienen el riesgo de quedar embarazadas, prefieren posponerlo”, expone la experta.
De acuerdo a los resultados, en 1960, alrededor de 30 por ciento de las mujeres mexicanas tuvo relaciones sexuales antes del matrimonio; en la actualidad, la proporción es de 60 por ciento.
Mientras que la edad de inicio sexual no se ha modificado considerablemente a través de distintas generaciones que es 19 años en ellas y 18 en ellos, lo que ha cambiado es la edad del inicio de la unión. Hay unos años de sexualidad sin matrimonio que generaciones pasadas no conocían.
“Lo primero que vimos es que no ha habido grandes cambios en cuanto a la edad de inicio sexual, ha permanecido estable a través del tiempo en 50 o 60 años que podemos estudiar, pero también nos interesa ver las diferencias por estrato social. Y lo que destacó fue que las mujeres que tienen menos escolaridad, en general, inician la sexualidad junto a la unión a edades muy tempranas; en cambio, aquellas que tienen escolaridad alta tardan más en iniciar su vida sexual y hay una distancia mayor hasta que se casan o viven en unión libre; hablamos de varios años entre el inicio sexual y la unión.
Ahora tenemos una sociedad con comportamientos más polarizados en comparación con lo que ocurría a mediados del siglo XX; son múltiples experiencias las que viven las mujeres”, explica Gayet.
Otro dato importante que han arrojado diversas encuestas, es que contrario a lo que se especula que se ha adelantado el inicio de las relaciones sexuales en los adolescentes (13 años), sólo el 20 por ciento se encuentra por debajo de los 16 años, siendo la media (es decir más del 50 por ciento), los que están entre los 16 y 20 años.
Entonces, sí hay un sector de la población que inicia a edades tempranas, pero es un sector minoritario que ha permanecido estable a lo largo del tiempo.
Dos vertientes se tornan como motivo de alerta a los investigadores, por un lado, la unión a temprana edad de las mujeres con menos escolaridad, lo que obliga a la joven madre a coartar sus estudios e integrarse a la población económica para el sustento de su familia; la segunda, el intervalo mayor entre el inicio sexual y el de la unión, en el caso de las que realizan más estudios.
En este último grupo, los especialista urgen a revisar los mecanismos de protección, -independientes a la anticoncepción-, atendiendo el problema de la salud reproductiva.
“Originalmente me preocupaba la epidemia del VIH-sida y los estigmas sociales sobre la enfermedad: Lo que la sociedad piensa y hace con ella. Después, otras infecciones de transmisión sexual (ITS), que han sido olvidadas: Sífilis, el virus del papiloma humano, que tienen severas consecuencias sobre la salud de mujeres y hombres, y otras infecciones que se han desdibujado, pero que están presentes y con prevalencias altas en la sociedad mexicana. Se trata de organismos biológicos, virus, bacterias”, expresa la Doctora en referencia a la necesidad de protegerse no sólo del embarazo, sino atendiendo a enfermedades de contagio sexual que pueden llegar a dañar su salud reproductiva o incluso, a cobrar la vida de la persona.
La especialista asegura que la sexualidad sigue siendo tabú a pesar de la explosión de la misma en los medios masivos de comunicación.
Tradicionalmente se ha relacionado la sexualidad con la reproducción. Las encuestas destinadas al estudio de la fecundidad tienen preguntas de sexualidad, pero sólo se han hecho a mujeres, no se tienen encuestas nacionales sobre sexualidad de hombres.
Asimismo, la cultura, la doctora Gysel enfatiza en el hecho que sigue prevaleciendo el machismo en gran medida en el país. “Una chica lleva un condón en su bolsa, se la tilda de loca; en cambio, si un varón lleva un condón, dicen: “Qué prevenido, está muy bien, se cuida”. Tenemos que pensar que la sexualidad es para todos y todos tenemos necesidades y deseos”, expresó.
Fuente: Betzabel López

Share.

About Author

Estoy de paso por la tierra para ayudar a otros. Aprender y Enseñar es lo que amo hacer. Mi lema central es: El conocimiento es parte de la creación de Dios. El camino de la vida es mejor cuando vamos acompañados de personas que nos ayudan a crecer interiormente y a alcanzar nuestros objetivos.

Ir a la barra de herramientas