Los pequeños actos que fortalecen un matrimonio

0

La vida resulta un gran cúmulo de momentos que se deben vivir conforme al propósito de Dios, conforme a su voluntad, y sin preguntar tanto el por qué, sino avanzar en fe y con gozo hacia adelante siempre. Lo que sucede es que entender esto nos cuesta mucho y perdemos mucho tiempo (quizás años) empecinadas en lo que nuestros ojos y nuestra mente ve.

Los pequeños actos que fortalecen un matrimonio se trata siempre del amor, la premisa central de la vida, porque el amor es Dios, pero muchas veces creemos que un matrimonio es un gran contrato de trabajo, donde ambos deben servirse desde distintos ámbitos de la vida, el marido debe mantener a la mujer, y la mujer debe servirle. Se olvida de la relación de amistad, del romance, de la fortaleza y el engranaje que como todo equipo tiene que existir para que la relación dure para siempre.

Pero contrariamente, nos aferramos a dichos populares inventados por la humanidad para no disfrutar de la vida, decimos que nada es para siempre, que no se es la primera en fracasar, que el matrimonio ya pasó de moda, y nos encadenamos a la mente humana limitada, nos atamos a los pecados ajenos y nos olvidamos de creer en el plan de Dios, en el amor eterno, en que todo éxito necesita esfuerzo.

Se tolera más al amigo que al esposo, se ve la televisión y se piensa que las relaciones son como lo dicta un escritor ficticio, mientras el verdadero autor de la vida te ha hecho protagonista de tu vida con los planes de bien que tiene para ti.

Jeremías 29:11

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. 

Pero ahora te pregunto, de verdad estás viviendo esto, de verdad sabes desde lo más profundo de tu espíritu que tu Padre tiene planes de bien para ti, que ha pensado lo más bonito para ti, que ciertamente pasarás tormenta, pero Él ha prometido estar contigo siempre.

Juan 16:33

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Y aquí entra la madurez e identidad que tengamos en Cristo Jesús, aquí entra el saber desde el ser espiritual para que puedas desechar los pensamientos que quiera plantar el maligno en ti. En esta etapa entras tu, es la parte que tu debes hacer: Creer en Jesús para que actúe en tu vida, en tu familia y en tu matrimonio de manera sobrenatural, como Él lo sabe hacer.

Efesios 3:20

Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros,

La promesa en este versículo (Efesios 3:20) es que Dios hará mucho más de lo que tu pides, pero el mandamiento es que en ti tiene que actuar un poder de fe sobrenatural, sin límites, sin ver el obstáculo. Tienes que desarrollar una mente de mujer perseverante que te permita convertirte en la guerrera por la cual Dios hará grandes cosas para dar testimonio de que efectivamente Él es real, y cumple lo que promete.

1 Samuel 15:29

Además, el que es la Gloria de Israel no mentirá, ni se arrepentirá, porque no es hombre para que se arrepienta.

Los pequeños actos que fortalecen un matrimonio dependerán de ti y de tu esposo, de la tolerancia, la perseverancia, la búsqueda genuina de Dios, someterse a Dios, reconocerlo en el matrimonio y darle lugar con los actos que tengamos, vivamos en rectitud, vivamos honrándolo de palabras y acciones para que Él tenga libertad de hacer lo que deba hacer en nuestra vida.

Santiago 4:7

Por tanto, someteos a Dios. Resistid, pues, al diablo y huirá de vosotros.

Por último, debemos entender que un matrimonio no está lleno de fantasía, más bien es realidad y realidad celestial con propósito, cuida tus labios, tu mente, tu espíritu y atesora las palabras del Señor día a día en tu corazón, desde el momento que te dispongas Dios empezará hacer en el mundo espiritual para que prontamente lo puedas ver y glorifiques su nombre.

Share.

About Author

Estoy de paso por la tierra para ayudar a otros. Aprender y Enseñar es lo que amo hacer. Mi lema central es: El conocimiento es parte de la creación de Dios. El camino de la vida es mejor cuando vamos acompañados de personas que nos ayudan a crecer interiormente y a alcanzar nuestros objetivos.

Ir a la barra de herramientas