Las prioridades de una esposa cristiana

0

Cuando uno está muy joven y aún no se ha casado piensa en muchos planes de vida, viajar, estudiar, ayudar a los padres, muchos van más lejos y sueñan con empresas, fundaciones para ayudar a otros, ser famosos y más.

También en estos planes futuros se piensa en el matrimonio, pero lo que parece un poco extraño es que suele pensarse que el matrimonio encajará en nuestros otros planes perfectamente, donde casi al 100% no es así, se redimensiona mucho la vida cuando nos casamos.

Para bien o para mal (la verdad sea dicha), algunos matrimonios logran aún más que lo soñado y otros simplemente se anulan para vivir una vida de quince y último.

Recientemente yo meditaba en este versículo:

Yo soy el Alfa y la Omega–dice el Señor Dios– el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso. Apocalipsis 1:8

Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin. Apocalipsis 22:13

Nuestro Dios debe estar en primer lugar, Dios es suficiente, tengamos o no tengamos esposo, familias, sueños cumplidos, no podemos depender de los logros humanos para sentirnos completos, o realizados, ya lo somos porque Dios habita en nuestros corazones.

Entonces nuestra prioridad es agradar a Dios siempre.

Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres. Hechos 5:29

Una vez entendiendo esto y no quitándole el primer lugar a Dios toca revisar que sigue, por supuesto que venimos nosotros, para dar paso luego al prójimo y esto incluye esposo, familia, amigos, hermanos de la iglesia y todo aquel.

29 Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.

30 Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.

31 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.

32 Entonces el escriba le dijo: Bien, Maestro, verdad has dicho, que uno es Dios, y no hay otro fuera de él;

33 y el amarle con todo el corazón, con todo el entendimiento, con toda el alma, y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios.

34 Jesús entonces, viendo que había respondido sabiamente, le dijo: No estás lejos del reino de Dios. Y ya ninguno osaba preguntarle. Marcos 12:29-34

Cuando la Biblia señala que el amor a los demás parte de uno mismo, refleja la sabiduría que debe habitar en cada uno de nosotros para entender, que no se trata de egoísmo, tampoco descuidarnos por otros, el amor es correcto, es perfecto, porque el amor es Dios y no escatima en cuidarnos a medida que ayudamos a otros. Quizás nuestra mente humana no entiende esto, pero nuestro espíritu sí, y el hermoso Espíritu Santo nos va a guiar para andar correctamente.

Si una esposa pasa todo el día en la iglesia, no está viviendo lo que dice la Biblia, y por más que diga que está sirviendo a Dios, está desobedeciéndolo en todo los aspectos posibles, es su carne la que opera por lo tanto no es servicio a Dios por más que quieran llamarlo así.

Cómo está tu casa físicamente hablando está tu corazón, no puedes vivir en suciedad por estar en la iglesia, no puedes abandonar a tu esposo por estar en la iglesia, esto es desobedecer los principios de Dios. Hoy en día se está creyendo más al mundo, más al sistema, que a Dios, que a su Biblia. Tenemos pereza por leer la Biblia, escudriñarla y por consecuencia vivirla, preferimos oír a otros y quedarnos con ese mensaje sin saber si está mal o bien.

 Examinadlo todo; retened lo bueno.

22 Absteneos de toda especie de mal.

23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 1 Tesalonicenses 5:21-23

Las prioridades de una esposa cristiana deben estar alineadas con la Biblia y conforme a eso debe cuidar su relación con Dios, cuidarse a ella misma, cuidar a su familia para poder servir con gozo como el Señor demanda en la Palabra.

No priorices conforme te indica el mundo, el afán, las ganas de resaltar en un determinado ambiente, esto no agrada a Dios, y tu recompensa estará solamente en el “gracias” que te den los demás.

Una vez entiendas la importancia de valorar el tiempo conforme a tu vida y matrimonio, todo lo demás fluirá en el tiempo correcto, en la justa medida, si es posible lograr todo esto, pero depende al 100% de ti.

Dios te bendiga

Share.

About Author

Estoy de paso por la tierra para ayudar a otros. Aprender y Enseñar es lo que amo hacer. Mi lema central es: El conocimiento es parte de la creación de Dios. El camino de la vida es mejor cuando vamos acompañados de personas que nos ayudan a crecer interiormente y a alcanzar nuestros objetivos.

Ir a la barra de herramientas