La travesía de Esposa Joven

Cuando en Marzo de 2016 inicié la aventura de crear este blog, quería hacerlo en equipo le pregunté a pastoras, líderes, amigas y algunas me dijeron que sí y colaboraron al principio, otras dijeron no y otras ni siquiera respondieron la invitación.

Fue muy duro porque venía con una mentalidad de que una señal infalible de hacer algo para Dios era haciéndolo en equipo y aunque ya tenía tres meses que había emprendido un viaje de país y ya percibía que no volvería a mi país, percibía que Dios me había sacado, no por una situación política y social difícil (mi país de origen es Venezuela), sino para crecer aún más en el llamado que Él tiene para mi.

Siempre me ha gustado leer y escribir, me gusta enseñar, me gusta también el uso de las nuevas tecnologías de comunicación e información para llevar el mensaje de Dios y en eso colaboré todo el 2015 en la iglesia la cual pertenecí interrumpidamente desde el año 2002 y en otros proyectos digitales, además de dar clases en iglesias para que entienda la importancia del mundo digital.

Cuando emprendí el viaje con mi familia lo hice a forma de vacaciones yo soy asesora freelance desde el 2010 y no había agarrado vacaciones; aparte de la dinámica laboral de mis trabajos como empleada tampoco me daba la oportunidad de decir “estoy de vacaciones” por lo que en suma total tenía más de 15 años sin tomar un descanso y creía merecérmelo, aunque me cuestioné mucho tal acción, pues pensaba que me dirían que emigré, pensaba que me estaba desviando de la voluntad de Dios.

Un buen día decidí borrar esos pensamientos de mi cabeza, no mirar más a la iglesia donde pertenecí por muchos años y donde agradezco infinitamente la formación espiritual y de carácter recibida, pero sin querer o queriendo ya estaba en otro nivel.

Empieza la acción de esposajoven, empieza la acción de cambiar mis asesorías por enseñanzas, y empieza un crecimiento y paz en la mente que solo la comunión con el Espíritu Santo puede darte.

Quisiera detenerme en este apartado, para indicar que en mis vacaciones nunca dejé de dar diezmos o de honrar financieramente a mis padres, nada justifica que tu no cumplas con los mandamientos de Dios, por tanto había dejado resuelto esto por los primeros 4 meses que sabía eran seguras mis vacaciones y luego cuando entendí que era un proceso de estar a solas con Dios y mi llamado e iba a estar más meses fuera (todo 2016) cumplí y aún cumplo de igual forma con estos mandamientos.

Pasé la mayor parte de mi año 2016 en Costa Rica, quise conectar con venezolanas cristianas y no se pudo, quise integrarme a iglesias cristianas mediante lo que hacía en la iglesia en Venezuela o actividades evangelísticas, tampoco se pudo, lo único que se podía era estar a sola con Dios, leyendo, escribiendo, meditando, orando.

Me sentía tan rara, tenía años tan activa en la iglesia, con errores, con fracasos, con derrotas y aciertos pero activa, siempre he sido perseverante y las promesas de Dios no me permitía tener culpabilidad por acciones que cometí sin consultarle a Él, siempre sentí su amor y comprensión y ya eso me bastaba. En definitiva mi mente fue cambiando, fui obteniendo fortaleza, sentí su amor infinito y empecé todo a escribirlo. No desde la rabia, o el dolor, o el análisis humano, porque no tengo la gallardía para lanzar puntas o meterme con las estrategias o llamado de otros, sino porque así el Señor lo ponía en mi corazón.

Así fue como desarrollé este blog que espero siga mucho tiempo más conforme a su voluntad, no con animo de establecer fama o derrochar intelecto humano sino con la finalidad de enseñarle a las jóvenes y primerizas en matrimonio a avanzar bajo principios bíblicos en su etapa matrimonial.

Cree un programa de 4 semanas para ayudar a madres que como yo quieren criar a sus hijos más de cerca, lo cual ha tenido un rotundo éxito.

También escribí 2 libros (autoeditados y disponible en digital, hoy en día ya cuenta con muchas ventas, no lo publiqué con mis círculos de amigos, más bien lo han comprado gente que ni me conoce, ni conozco, es la mejor señal que Dios te puede dar), que ni sabía yo que todo eso estaba en mi mente, solo me sentaba frente a la computadora y con mi pasión que sabía que tenía, más activar mi llamado escribí estos cuatro libro.

Yo aspiro cada día de mi vida que Dios Padre pueda pulirme y sacar lo mejor de mi, deseo de todo corazón enseñar a otras hermanas en Cristo y a los que no lo son a vivir con propósito a que no le teman a sus sueños, a ser prudentes, amorosas, a que rían, lloren y se gocen en la presencia del Amado de nuestra vida.

Hoy en día solo sujeto mi mano a la mano de Dios, en mi libertad quiero servirle a él, hoy quiero decirte que no es tarde para nadie, no hay equivocación más grande que el poder de Dios y si Dios está hablando entonces es lo único que debes oír. Dios te bendiga más.

 

Ir a la barra de herramientas